Elogio del diletante, o la alegría de las cosas finitas

Luciano Espinosa

Resumen


Esta clase de diletante –que vive en medio de una crisis de civilización- es capaz de ejercer el discernimiento personal, sin miedo ni frivolidad, de acuerdo a sus propias circunstancias y preferencias. No es una actitud caprichosa, sino cultivada y alegre, que presta atención a la belleza de las cosas finitas. El perfil del amateur es tanto ético como estético y se dibuja en diálogo con Weber, Lichtenberg y Bordieu. Por otro lado, hablamos de un mediador –no un especialista- que construye relaciones entre una teoría objetiva (Steiner) y otra subjetiva (Wilde) del arte, de cara a crear un modo de vida enriquecido y autónomo, tal como hizo Montaigne.

Texto completo:

PDF